La diabetes es una grave enfermedad crónica. En 2003 la prevalencia mundial de diabetes alcanzó los 194 millones. Se prevé que esta cifra alcance los 333 millones para el año 2025 como consecuencia de una mayor esperanza de vida, un estilo de vida sedentario y el cambio de patrones alimenticios. Este aumento con toda probabilidad generará un aumento proporcional de las complicaciones diabéticas, como son los problemas del pie.

Actualmente, el número de amputaciones consecuencia de la diabetes es inaceptable. En la mayoría de los casos se pueden prevenir las amputaciones relacionadas con esta enfermedad. De todas las amputaciones de extremidades inferiores, entre el 40% y el 70% se producen por causas relacionadas con la diabetes. El 85% de las amputaciones de extremidades inferiores van precedidas de una úlcera en el pie.

Las personas con diabetes pueden sufrir daños en los vasos sanguíneos y nervios a causa del alto nivel de azúcar en sangre. Por ello es muy importante que se lleven a cabo cuidados del pie diabético.

pies

Los pies están habitualmente sometidos a un trabajo continuo, soportan el peso del cuerpo y van encerrados en el calzado. Además están lejos de los ojos (es difícil observar la planta de los pies para comprobar su buen estado) y del corazón (normalmente arterias y venas tienen que vencer resistencias para conseguir una correcta circulación de ida y retorno). Es preciso dedicarles una atención especial.

Con el paso del tiempo, la diabetes mal controlada, puede producir una reducción del flujo sanguíneo y una disminución de la sensibilidad nerviosa. En consecuencia, un mayor riesgo de sufrir heridas que, a causa de la circulación deficiente, serán de lenta y difícil curación, con gran peligro de infecciones.

No todas las personas con diabetes tienen el mismo riesgo de padecer lesiones en los pies. Hay factores que aumentan el riesgo como aquellas diabetes de más de 10 años de evolución, glucemias altas persistentes, hábitos higiénicos deficientes o tabaquismo, entre otros.

Consejos para prevenir complicaciones en el pie diabético:

  1. Controlar la diabetes por medio de la dieta, ejercicio y medicación si es necesario procurando que el control de su glucosa sea lo mejor posible.
  2. Vigile todos los días sus pies. Si tiene problemas visuales, solicite la ayuda de un familiar. Inspeccione la presencia de rozaduras, llagas, cortes, ampollas, durezas, áreas enrojecidas o hinchadas.
  3. Si tienen durezas, callos, uñas encarnadas u otras afecciones en los pies deben acudir a un podólogo para que trate el problema de la forma más adecuada. Se le debe avisar que se es diabético para que tenga aún más cuidado que de costumbre.
  4. Lave diariamente sus pies con agua templada y jabón suave y neutro. El baño no debe durar más de 10 min. Séquese bien.
  5. Evite que los pies estén demasiado húmedos o demasiado secos. Mantenga la piel suave e hidratada (puede utilizar una crema hidratante).
  6. Se puede usar crema hidratante si la piel está seca pero no se debe usar entre los dedos.
  7. Lime sus uñas (no las corte) semanalmente o más a menudo si es necesario, en línea recta, con lima de cartón.
  8. Deben ser cuidadosos cuando se cortan las uñas para evitar cortes.
  9. No utilice agentes irritantes como callicidas, cuchillas, alcohol, yodo, agua salada. Si se utiliza esparadrapo debe ser hipoalergénico.
  10. Evitar caminar descalzo para prevenir lesiones en los pies.
  11. Usar siempre medias con el calzado para evitar roces y ampollas tanto en invierno como en verano. Los calcetines no deben oprimirle, no utilice tejidos sintéticos.
  12. El calzado debe ser cómodo y amplio para evitar la aparición ampollas.
  13. Protéjase del calor y el frío: póngase calcetines por la noche si se le enfrían los pies, no se pongan mantas eléctricas, bolsas de agua caliente, hielo.
  14. Usar talco para evitar ampollas y roces con el calzado.
  15. Camine diariamente (siempre calzado), eleve las piernas y tobillos arriba y abajo 5 minutos 2 o 3 veces al día, no fume. Practique deporte si no hay contraindicación.

 pie diabetico

Y RECUERDA: ESTA COMPLICACIÓN PUEDE EVITARSE, ¡¡¡EN TUS MANOS ESTÁ CONTROLARLA!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *